La radioterapia es una forma de tratamiento que consiste en el empleo de radiaciones de la energia. La radiación es una forma de energía que, al entrar en contacto con las células, produce mucho calor y sustancias químicas muy tóxicas. Estas sustancias van a atacar el ADN de las células tumorales.

La radioterapia surgió a partir de la radiología, ya que en un inicio se usaban dosis altas de radiación. Cuando se tomaban las primeras radiografías de los tumores, se observó una disminución en el tamaño de estos, lo que supuso la utilidad de este tipo de energía para combatir el tumor. La radioterapia es tan útil y eficaz que se piensa que más del 50% de los pacientes con cáncer en algún momento la necesitarán.

Aunque en un inicio la aplicación de la radioterapia era compleja y podía dañar órganos cercanos al tumor, hoy en día, gracias a los modernos equipos, la administración de la radiación es muy segura y solo se aplica al tumor, evitando así dañar órganos importantes.

Básicamente lo que hace la radioterapia es quemar el tumor y destruirlo. Para evitar lesiones en el tejido sano, la radioterapia se aplica en fracciones; es decir, en lugar de someter el tumor a una dosis muy altas de radiación, se emplean dosis más pequeñas en forma consecutiva.

La radioterapia se aplica comúnmente en el sitio donde se encontraba el tumor que fue removido en la cirugía, con el objetivo de matar las células cancerosas que pudieran haber quedado. Además, se puede irradiar la axila de la mama afectada con el cáncer, con la finalidad de matar las posibles células cancerosas que hayan migrado hacia los ganglios linfáticos axilares.
Muchas veces, la radioterapia es utilizada cuando la quimioterapia no logra reducir el tamaño del tumor o este crece a pesar del tratamiento. La radioterapia también puede usarse cuando el tumor por infiltración en los huesos produce dolor óseo, pues este procedimiento puede calmar el malestar.

La duración del tratamiento puede variar, de acuerdo con el protocolo que se utilice, entre 13 y 25 fracciones, durante 21 y 35 días. El radioterapeuta elegirá el mejor esquema de tratamiento.

Exiten diferentes formas de administración de la radioterapia en el cáncer de mama.

Radioterapia externa
Es el modo más conocido de administración: se aplica externamente en fracciones al tumor, en la zona de la cirugía o en la región axilar.

Boost
Es una dosis más alta de radioterapia que se administra a manera de refuerzo, una vez concluidas todas las fracciones. Se ha demostrado que esta última aplicación disminuye significativamente las tasas de recurrencia.

Radioterapia intraoperatoria
Este tipo de radioterapia se aplica en la operación, luego de que el cirujano retira el tumor: el radioterapeuta irradia la zona en la herida abierta. Las dosis de radiación son menores a las requeridas en la radioterapia externa y no hay exposición de órganos sanos. Este tipo de tratamiento se utiliza actualmente solo en tumores pequeños (menores de 2 cm) y poco agresivos.

 

Lo que debes saber del Cáncer de mama.

Conoce como prevenir el cáncer de mama y las señales que debes tener en cuenta para acudir a un especialista.

Aspectos psicológicos
Autoexamen
Cáncer de mama en hombres
Conozca los hechos
Detección temprana
Diagnóstico del Cáncer de mama
Factores de riesgo
Mamografía
Mastología
Medicina nuclear
Preservación de la fertilidad
¿Qué es el cáncer?
¿Qué es el cáncer de mama?
Radioterapia
Sexualidad y Cáncer de mama
Síntomas y señales
Tipos de cáncer de mama
Tratamiento

¿Necesitas realizar una consulta?

Gracias por su consulta. Su mensaje ha sido enviado.
Hubo un error al enviar su mensaje. Por favor, intente nuevamente.